miércoles, 14 de marzo de 2018

[ 60 minutos para morir ] 10 cosas que pueden aprender los que nunca han jugado a una Escape Room de esta película


Dando una vuelta por el blog de Coco Room Madrid me encontré con 7 películas en las que se inspira un room escape y entre ellas las que os vengo a comentar cual Raquel Revuelta en Estrenos de Cartelera. Antes de empezar confesaré que 60 minutos para morir (Will Wernick, 2018) es una película bastante mala... mala, mala, mala, pero no mala en plan "Es tan mala que es buena". No, es mala mala-. Así que eso de “La mejor película de terror” que dicen que ha dicho una crítica de The Times ha debido de verla en un estado alterado de conciencia porque viéndolo en estado normal es imposible decir que es buena. Pero, como todo en esta vida, hay una parte positiva y es que hemos aprendido 10 cosas que pueden aprender los que nunca han jugado a una Escape Room 

La llave es la clave, ahora bien ¿Cómo se monta una llave? ¿Tanto monta? ¿Monta tanto?

1. Elije un grupo de gente con la que te lleves bien: Si hay mal rollo en un grupo de amigos ¿Crees que lo mejor es juntarlos a todos en una sala encerrado durante 60 minutos?: En el restaurante ya vemos que hay bastantes roces entre ellos, envidias, celos y cosas rarunas que no tenemos claro el porque suceden o que es lo que sucede. No, no es la mejor estado para enfrentarse a una prueba como ésta.

2. Revisa bien TripAdvisor. No vayas a una Escape Room a lo loco: Veamos, o sea, o sea, o sea (poned acento pijo) que alguien que no conoces te ha mandado una caja que hace cosas raras y es una invitación a un juego que no sabes donde es. Te subes en una furgoneta que no sabes donde te lleva para ir a jugar a no sé donde... Really? Señora, que ha pasado los 30 años y no sabe lo de “No hay que montarse en coches con desconocidos”. A partir de ahí ya sabes que todo lo que les pase a estos personajes se lo merecen.

Ahora me enfado y no te escucho
3. Sospecha si no tienes un contacto del lugar: Ya has dejado claro que quizás no sabes que es TripAdvisor, vale, te lo compro amiga pero ¿Ni un teléfono? ¿Ni un código clave como si fuera una sesión de sadomaso? Una cosa es nivel de inmersión otra es que tú y todos tus amigos os hayáis metido de todo en el cuerpo y no seáis conscientes que haya gente chunga por el mundo.

4. Sigue sospechando si nadie te dice absolutamente nada, si no hay contacto con el exterior: Te encierran en una habitación. Solo. Decides empezar a tocar botoncitos. Siguen pasando cosas raras y casi te hacen pupa haciendo cuatro "cosiñas". ¡Ni que esto fuera Humor Amarillo!


"Aunque no os lo creáis estoy cachas"
"Quiero esa carta para mi colección"
"¿Será una carta de Magic?"

5. No llevar a un amigo musculitos encantado de conocerse: Sí, hay un maromo morenote en esta película que, sospecho, en el momento que se cargan a la parejita de forma cruel se pone las manos en la cabeza que más que parecer que está con un ataque de ansiedad por la situación lo que está haciendo es que se le marque brazo con la camiseta. Oye, que eso está muy bien si vas a la piscina y le ves moverse con el bañador marcando pero en una Escape Room sobra. Next!

6. Elimina a las parejas empalagosas de tu vida: Si has decidido jugar a una Escape Room -aunque todavía no sepas que es una prueba malvada de un psicópata- quizás no sea el lugar más apropiado para ponerte a enrollarte con tu novia. Claro que el psicópata tonto no es y la primera prueba que les pone es quitarse un cinturón de castidad cuya palabra clave es "mamar". Y ya se ponen tontorrones. Spoiler: Son los primeros que mueren y de una forma cruel.

"Mirad,. un mapa de Disneyland de 1955"
"Alguien se ha equivocado de momento friki, ¿Eh?"
"Y a ti esa camiseta blanca engaña mucho lo lerdo que eres, ¿Eh?"

7. Organización y juego en grupo: Sí, las Escape Room no son un "juguemos a ver quien la tiene más grande y es más listo". Es un juego en equipo. Claro, que si tu vida es lo que parece que está en juego y piensas que así vas a salir vivo... Lo llevas claro. Así que trata de jugar en grupo, cada uno tendrá su tarea y al final se complementan.

8. Cuidado con las puñaladas traperas: Esto se enlaza con los puntos número 1 y número 7. Quizás entre vuestros amigos haya alguno que realmente se ha sentido obligado a venir a jugar y, entonces, cuando menos te lo esperes te hace la jugarreta. En la película es cuando el novio de la prota decide salvarse él y dejar a una chica que sea "comida por un oso".

¿Creéis que me darán el Razzie de este año?

9. Si tu pareja actúa mal, tampoco te la lleves a juegos de rol en vivo: Mira, que lo de la chica protagonista que organiza toda la pesca es para dar de comer aparte. Actúa tan tan mal que al final llegas a sospechar que ella es la que ha organizado todo pero no... es otra víctima. Así que no te vale para juegos de rol en vivo.

10. Si no te gustan los Escape Room, haz planes alternativos y no vayas con tus amigos: Así lo hace una de las protagonistas que, sin saber al final cual será su destino, le han invitado a un plan "con final feliz" en algún otro lugar de la ciudad... y mira, que si después al final es un plan del asesino pues al menos se ha ido echando un polvo. Moraleja: Si quieres jugar, juega, pero si vas a ir a dar el coñazo o a ser un jugador pasivo que mira desde una esquina. Mejor que no.


Si queréis ir un poco más allá sobre está película tan fascinante, hay un análisis más que completo en el blog El Sabanero X que es digno de leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Escapar, escapar, no tendré ni un momento de tomar aliento para descansar" - Escapar, Camilo Sesto